Comunicado del Hermano Mayor sobre el retablo cerámico al Santísimo Cristo de las Cinco Llagas

Como ya informamos, es un anhelo e ilusión desde que se inauguró la calle “Cristo de las Cinco Llagas” realizar un retablo cerámico para la misma y es posible que en un corto plazo de tiempo se haga realidad.

La reconocida ceramista Isabel Parente está realizando un bonito retablo, que tendrá una dimensión de 0,80 x 1,20 metros. Realizado a mano con pigmentos y óxidos naturales, previo estudio de policromía para reproducir fielmente la imagen.

El deseo de esta junta de gobierno es que sea bendecido en la Eucaristía de apertura de curso a finales de septiembre, para llevar a efecto este bonito proyecto queremos transmitir ilusión a todos nuestros hermanos y para ello pretendemos elaborar una “cuestación abierta” mediante participaciones mínimas de 10 euros, por cuya adquisición se expedirá un recordatorio oficial conmemorativo de la aportación realizada.También se recogerán donativos para el citado destino mediante ingresos en la cuenta corriente ES69 0049 5422 86 2816109122 habilitada en el Banco Santander.  ​

Agradecemos sinceramente vuestra colaboración, pues surgirá como ofrenda verdadera de todos los hermanos y devotos.

Juan Manuel Piñas Vazquez 

​Vuestro Hermano Mayor

450 años de historia en nuestra capilla

Cuando visitamos la Iglesia de la Trinidad, actual Basílica de María Auxiliadora, en el lado del Evangelio y perpendicular a la nave del templo nos encontramos con la Capilla de la Hermandad del Sagrado Decreto.

Fue el 15 de agosto de 1567 cuando, la comunidad de los trinitarios de Sevilla celebró un capítulo en el que acordó adjudicar a la Hermandad de las Cinco Llagas un pequeño cercado anexo a la iglesia conventual para que edificase en él su capilla propia. Más tarde, se aprobaron las escrituras de asiento y concierto con las obligaciones que ambas partes asumían. Por tanto, gracias a este documento, sabemos que hoy se cumplen 450 años que la Hermandad de la Trinidad tiene su residencia canónica en su capilla propia del antiguo convento trinitario, hoy Basílica Menor de María Auxiliadora.

Con cerca de cinco siglos de historia, el solar ha sido remodelado en muchas ocasiones, siendo la última en el año 1976, dándole el aspecto que conocemos hoy. Esta obra consistió en la demolición del techo que se encontraba en muy mal estado sustituyéndose por el actual que está inspirado en el artesonado de la Basílica de San Juan de Letrán de Roma. También se construyó el altar de Nuestra señora de la Esperanza y los dos laterales. Mide casi 15 metros de largo y 6,5 metros de ancho.  Al fondo de la nave nos encontramos el altar de Nuestra Señora de la Esperanza, flanqueado por dos pequeñas puertas: una conecta con la casa de hermandad y otra con la sacristía. En el lado izquierdo se encuentra el altar del Santísimo Cristo de las Cinco Llagas, a un lado María Santísima de la Concepción y al otro San Juan Evangelista a modo de  calvario. En el lado derecho se encuentra el grupo escultórico de la Santísima Trinidad compuesto por Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo y en una pequeña hornacina el Arcángel San Miguel.

La decoración es sencilla y se encuentra colgados en los muros cuadros de cierto valor artístico: San Isidoro y San Leandro copias de Murillo, San Jerónimo y un Calvario; todos ellos de la escuela sevillana y fechables entre el siglo XVII y XVIII. En el año 2011 se restaura el camarín, donde se dispone la Bendita Imagen de la Virgen de la Esperanza, y se amplia el altar del Cristo de las Cinco Llagas.