Sede

ANTIGUO CONVENTO DE LA ORDEN TRINITARIA

La sede canónica de la Hermandad de la Trinidad de Sevilla, se localiza en lo que se conocía antiguamente como a extramuros de la ciudad; lo que hoy se llama Avenida de María Auxiliadora. Allí se encontraba el antiguo Convento de los Trinitarios Calzados, actualmente Basílica de María Auxiliadora de los Cristianos, donde la orden de los Trinitarios en 1567 cedió para la Hermandad unos terrenos para construir una capilla, contigua a la Iglesia conventual, y para las dependencias de esta corporación.

 

CAPILLA DE LA HERMANDAD DEL SAGRADO DECRETO

Cuando nos adentramos en La Iglesia de la Trinidad, actual Basílica de María Auxiliadora de los Cristianos, en la izquierda y perpendicular a la nave del templo se encuentra la Capilla de la Hermandad.

Con cerca de cinco siglos de historia el solar ha sido reedificado en muchas ocasiones, la última fue llevada acabo en el año 1976 dándole el aspecto que conocemos hoy, esta obra consistió en la demolición del techo que se encontraba en muy mal estado sustituyéndose por el actual que está inspirado en el artesonado de la Basílica de San Juan de Letrán de Roma, también se construyó el altar de Nuestra señora de la Esperanza y los dos laterales. Mide cerca de 15 metros de largo y 6,5 metros de ancho. Al fondo de la nave nos encontramos el altar de Nuestra Señora de la Esperanza, que la flanquean dos pequeñas puertas: una conecta con la Casa Hermandad y otra con la Sacristía. En el lado izquierdo se encuentra el altar del Santísimo Cristo de las Cinco Llagas, a un lado María Santísima de la Concepción y al otro San Juan Evangelista a modo de dehesis o calvario. En el lado derecho se encuentra el grupo escultórico de la Santísima Trinidad compuesto por Dios-Padre, Dios-Hijo y Dios-Espíritu Santo. La decoración es sencilla y se encuentra colgados en los muros cuadros de cierto valor artístico: San Isidoro y San Leandro copias de Murillo, San Jerónimo y un Calvario; todos ellos de la escuela Sevillana y fechables entre el siglo XVII y XVIII.

CASA HERMANDAD

 

La Hermandad a parte de oficinas y almacenes requiere un espacio físico para poder desarrollar todas sus funciones y para la convivencia de los hermanos. Es de las primeras Hermandades de Sevilla que dispuso desde su fundación de un edificio para ello. A principios del siglo XVI los trinitarios cedieron el terreno para esta función al igual que para la capilla; desde entonces también se han construido varias, hasta que en 1965 se acometió la que hoy conocemos.

En principio era de una sola planta pero al final se decidió que fueran tres. En la planta baja encontramos lo que hasta hace poco era los almacenes de los pasos, pero este se ha quedado pequeño y tiene uso de ocio para los hermanos, así como la entrada y la conexión con la Capilla. En la primera planta se encuentra los despachos del Hermano Mayor, Secretaría, Mayordomía, Archivo y una sala para diferentes usos. Por último en la planta tercera se encuentra una sala de actos que preside a modo de oratorio la primitiva imagen del Cristo de las Cinco Llagas y una sala con vitrinas para la exposición permanentes de enseres de la cofradía.

Esta Casa de Hermandad fue bendecida el 20 de marzo de 1966 por el Cardenal de Sevilla Bueno Monreal. Su principal ventaja es la conexión de esta con la Capilla algo que no suele suceder en todas las Casas Hermandades de Sevilla.