Efemerides

22 de diciembre 1248

El Rey Fernando III, el Santo, conquista Sevilla y entra en la ciudad en una solemne procesión. Acudió seguido de un importante número de religiosos de las principales Órdenes dado que fue un profundo creyente. Entre los frailes que le acompañaron en la conquista se encontraba el trinitario fray Guillermo de san Pedro, ministro del convento de Burgos y su confesor. Por la admiración que profesó el rey Fernando a la Orden Trinitaria, además de los terrenos para la construcción del convento, donó una imagen escultórica del Niño Jesús, el cual según la tradición, podía ejercer de caballero veinticuatro en el gobierno de la ciudad a través del ministro del convento.

Año de 1250

El convento ya se encontraba funcionando con una comunidad de siete frailes. Además visitó el convento el sexto Ministro General de la Orden, fray Nicolás Gallo o Francés (1231- 1257), predicador estimado por san Luis, rey de Francia, primo de san Fernando, que se encontraba en Sevilla recogiendo limosnas para la redención de cautivos.

10 de junio de 1294

Sancho IV confirmó este honor, otorgado por Fernando III a los Trinitarios en 1217 con el fin de liberar cautivos.

Año de 1455

El Convento de la Santísima Trinidad compró al de los Dominicos de san Pablo la Fuente del Arzobispo y los prados que alrededor suya se encontraban.

Año de 1507

El erudito, escritor, historiador y cronista Félix González de León, amante de las tradiciones de la ciudad y hermano de la Hermandad del Silencio, establece que nuestra Corporación surgió en esta fecha. Además que desde principios del siglo XIX, nuestra Hermandad establece como fecha de fundación ésta misma, ya sea por documentos que pudieran existir en ese momento, por tradición oral o por cualquier otro medio de los considerados como fuentes válidas por la historiografía.

Año de 1509

Llega el Visitador al Convento de las santas Justa y Rufina  imponiendo la autoridad del nuevo prior designado por capítulo provincial.

Abril de 1510

Presidido por fray Diego de Gayangos, vicario provincial de fray Francisco Palacios, se celebró en el convento de la Orden Trinitaria un capítulo provincial en el que se elaboraron unos estatutos para reconducir la orden a la anterior observancia.

Año de 1535

El insigne abogado, historiador e investigador cofrade José Bermejo establece la fundación de la Hermandad en esta fecha por la cuestión de que “varias personas devotas que acostumbraban a reunirse en dicha iglesia”, pero ateniéndonos al rigor documental, es algo que no se puede afirmar.

12 de Julio de 1544

Se culmina la redacción de las primeras reglas de la Hermandad.  Documento que acredita que la Hermandad de las Cinco Llagas de Ntro. Sr. Jesucristo, se constituyó en la iglesia del convento de la Trinidad, extramuros de Sevilla, en la primera mitad del siglo XVI.

31 de Mayo de 1555

El Provisor Eclesiástico de la ciudad aprobó las reglas de 1544 que hasta entonces habían funcionado como estatutos internos.

10 de Mayo de 1558

En un Capítulo celebrado en Talavera de la Reina por la Orden Trinitaria Calzada, el padre Fray Juan Hurtado de Mendoza y los definidores de la Orden, ratificaron las reglas de la Cofradía, con las condiciones ya estipuladas por el Provisor y admitieron a los cofrades como hermanos de su Sagrada Religión, con la particularidad de que vistiesen el escapulario y rezasen seis padrenuestros y seis avemarías. Al mismo tiempo, se les hacía partícipes de todas las gracias espirituales que les estaban concedidas, y se confirmaba el establecimiento de la Hermandad en el Convento de la Santísima Trinidad.

15 de Agosto de 1567

Celebración de un Capítulo por parte de la comunidad de los Trinitarios Calzados de Sevilla, para deliberar sobre la adjudicación a la Hermandad de las Cinco Llagas, establecida entonces en la iglesia conventual, de un cercado para que edificara en él una capilla propia. Los hermanos de la Cofradía obtuvieron la propiedad del terreno sin ninguna oposición y, acto seguido, fueron aprobadas las esculturas de asiento y concierto, a fin de que ambas partes supieran las obligaciones que asumían.

28 de Abril de 1570

Celebración de un Capítulo General de la Orden Trinitaria en el que se realizó un nuevo documento que selló definitivamente las relaciones entre los dos institutos.

14 de Junio de 1579

Día de la Santísima Trinidad, se realiza una procesión para trasladar a la imagen de Nuestra Señora de los Reyes desde la capilla vieja a la nueva capilla Real de la Catedral. La Hermandad de las Cinco Llagas asistió junto con otras veintiséis cofradías de sangre. Parece que desfilaron por orden según la fecha de aprobación de sus reglas por el ordinario eclesiástico, siendo las últimas las de mayor antigüedad. Nuestra cofradía lo hizo en el puesto diecisiete con un estandarte blanco y la Cruz Trinitaria.

Año de 1602

En el Corpus de este año la Hermandad ocupó el lugar treinta y cuatro, entre las cuarenta que asistieron, siendo las últimas las más antiguas.

Año de 1612

El Papa Paulo V, Camilo Borghese concedió en 1612 varios privilegios, indulgencias y gracias a los hermanos de la Hermandad del Cristo de las Cinco Llagas, así como a todas aquellas personas que visitasen la capilla y orasen ante sus imágenes en los días indicados

Año de 1616

La Hermandad realiza la estación de penitencia en el séptimo lugar entre las veinticinco hermandades existentes, cuyas reglas habían sido aprobadas por el Arzobispado. Tan sólo seis la superaban en la antigüedad de su aprobación: Santa Veracruz (anterior a 1538), Santo Crucifixo (1538-1541), Las Angustias (1541), Limpia Concepción (1549), Verónica y Coronación (1553) y Encarnación (1554).

Año de 1617

El Ministro Fray Pedro de Ahumada, mal asesorado creyó que la iglesia del convento trinitario, en la que se encontraba la capilla de la Hermandad amenazaba ruina, de modo que mandó destruirla hasta los cimientos. Los contemporáneos de Fray Pedro de Ahumada, criticaron la actuación del fraile a quien tildaron de caprichoso y loco.

8 de abril de 1621

Jueves santo, la Hermandad de las Cinco Llagas procesionó junto a otras once cofradías, siendo entre las de Sevilla y Triana unas treinta y seis cofradías.

22 de marzo de 1621

Se inició la obra de la nueva iglesia encargada por los frailes trinitarios a Andrés de Oviedo y Juan de Segarra.

Año de 1632

La corporación asistió a la procesión de la Bula de la Santa Cruzada ocupando el séptimo lugar de las veintidós participantes siguiendo el mismo orden que en el listado de 1616.

Año de 1644

Se produjo un intento de traslado de la Hermandad hacia otra iglesia del interior de la ciudad. Varios hermanos unidos querían cambiar de sede y trasladarse a la iglesia parroquial de san Isidoro.

Año de 1649

La ciudad se ve sacudida por una epidemia de peste. Algunos barrios desaparecieron por completo. Los hermanos de la Hermandad de las Cinco llagas, la mayoría de ellos residentes en los barrios de santa Lucía y en las huertas cercanas murieron víctimas de esta cruel enfermedad.

4 de abril de 1680

La imagen del Cristo de las Cinco Llagas, con la primitiva imagen de Nuestra Señora de la Esperanza, acompañada de la Orden de la Santísima Trinidad, realizó una procesión extraordinaria con motivo de la sequía y de la peste que padecía la ciudad.

Año de 1745

A partir de esta fecha, durante la procesión asistía un Teniente y un Ministro de justicia.

Año de 1746

Se realizó un arreglo general de todas las imágenes del Paso del Sagrado Decreto y de la mayoría de los enseres de la Hermandad.

Año de 1749

Junto a la aparición de los hermanos vestidos de “serio”, surgieron también los “armaos” para acompañar la insignia del Senatus.

Año de 1765

Alonso de Vargas realiza un retablo para la Hermandad en 1765.

1 de noviembre de 1755

Tuvo lugar un terremoto frente a las costas de Lisboa (Portugal), que debido a su gran intensidad dañó significativamente la ciudad. Causó un grave deterioro en las pertenencias y en la Capilla de la Cofradía, reconstruida doce años antes. La fantasía popular dijo ver a las santas patronas de la ciudad, Justa y Rufina, sosteniendo a la Giralda en el aire para que no sufriera. Desde entonces se las representa en la iconografía sevillana de esta manera.

Marzo de 1790

Manuel Pérez Díaz, representante de los Trinitarios, informó al provisor del Arzobispado sobre el lamentable estado en que se encontraba “la Capilla de las Cinco Llagas”. Por ello, la Orden  Trinitaria se hizo cargo con la cualidad de “por ahora” de las pertenencias de la Hermandad, en ese momento extinguida.

6 de junio de 1808

Estalla la Guerra de la Independencia. La Junta local de Sevilla adopta el nombre de Junta Suprema de España e Indias, impulsando el texto considerado como la declaración de guerra formal contra el ejército francés, todo ello motivado por los diferentes altercados que se sucedieron en España desde el 2 de mayo del mismo año.

8 de enero de 1810

Fray José Cabello pagó a al tallista Dionisio José Gutiérrez, la cantidad de mil quinientos reales de vellón a cuenta del retablo que había diseñado para la capilla de las Cinco Llagas.

Febrero de 1810

La invasión francesa de la ciudad paralizó la vida de la Hermandad y en consecuencia hizo que el retablo trinitario de Dionisio José Gutiérrez, no pudiera ser disfrutado por los hermanos. La capilla quedó convertida en caballeriza y el convento con su iglesia en cuartel. Los franceses destruyeron gran parte de sus bienes y ante la inseguridad reinante tomaron la decisión de convocar un cabildo para trasladarse a la parroquia de santa Lucía.

Marzo de 1810

Tras la ocupación del Convento, las imágenes con todo lo perteneciente a la Hermandad fueron salvadas por los hermanos José María Lorión y Juan Hurtado quienes sufrieron amenazas y grave peligro de sus vidas.

6 de mayo de 1810

Se reunieron veintiún hermanos en cabildo en la Iglesia de Santa Lucía para tratar del traslado de las Sagradas Imágenes a esta parroquia. El fiscal tomó la palabra para exponer que debido a la invasión de los franceses era imposible mantener el culto a sus Titulares y los cabildos de los hermanos.

16 de mayo de 1810

Dieron comienzo las obras en santa Lucía que consistieron en abrir un arco en la pared de la nave del evangelio para poner el altar y adecuar la puerta de salida a los pasos.

27 de marzo de 1812

El obispado de Sevilla y el Conde de Montarco enviaron sendos oficios a las hermandades sevillanas invitándolas a realizar su estación de penitencia. Éstas rehusaron el ofrecimiento y este año no salió ninguna cofradía. Durante estos meses no se celebraron cabildos y un día incierto los pasos, que permanecían guardados en el almacén del convento, desaparecieron quemados por los franceses.

Agosto de 1812

La ciudad se ve libre del ejército invasor.

14 de marzo de 1813

Se reunieron en Cabildo los hermanos en la iglesia de santa Lucía para celebrar elecciones. Fue elegido Hermano Mayor D. Blas Martínez.

22 de marzo de 1813

Se reunió el Cabildo General bajo la presidencia del

nuevo Hermano Mayor y se decidió por todos los hermanos salir en Semana Santa, por lo que se mandó preparar lo necesario para la organización de la procesión.

Semana Santa de 1813

La Hermandad procesionó por las calles de Sevilla desde la iglesia de Santa Lucía con dos pasos. El del Sagrado Decreto era propiedad de la Hermandad del Silencio Blanco y el de las Cinco Llagas de la Hermandad de los Panaderos.

13 de marzo de 1814

Se acordó encargar un nuevo paso al tallista Bartolomé Vázquez de Pina.

28 de Junio de 1814

El Ministro de la comunidad de Trinitarios Calzados, se dirigió al Hermano Mayor por motivo del lamentable estado en el que había quedado la Capilla fundacional de la Hermandad tras la retirada de los franceses.

10 de junio de 1815

El Maestro Mayor de obras del Arzobispado, Santiago de la Llosa, emitió un informe en el que aconsejaba prácticamente construir una nueva capilla.

Septiembre de 1815

Se decide efectuar las obras de reconstrucción de la capilla, y su coste condicionó el desarrollo normal de la Hermandad.

Semana Santa de 1817

Se acordó que en este año no se hiciera Estación de Penitencia debido a que la Hermandad seguía sin fondos por los pagos de la obra de la capilla y su adorno.

14 de julio de 1817

El maestro tallista y escultor Bartolomé Vázquez de Pina firmó un recibo de seiscientos reales a cuenta de los que había de llevar por el retablo que la Hermandad le había encargado para sustituir el retirado por los Trinitarios.

9 de noviembre de 1817

Se celebró Cabildo General en la capilla provisional de la iglesia del convento de Trinitarios Calzados, donde se acordó realizar el traslado del Señor desde la parroquia hasta la capilla con la mayor solemnidad posible.

15 de Febrero de 1818

La Hermandad volvió a su antiguo templo del Convento de la Trinidad, siendo acompañada por las hermandades del Prendimiento (Panaderos), de la Rosa, la Esclavitud del Patriarca San José, Sacramental de santa Lucía, Hiniesta, Sacramental de San Julián, Esperanza de san Gil y las comunidades de Trinitarios Calzados y Capuchinos. Por la mañana, la Hermandad Sacramental de Santa Lucía y la del Prendimiento ofrecieron un acto en desagravio de los ultrajes que sufrieron las imágenes de la cofradía del Sagrado Decreto predicado por Fray Bartolomé Fernández, Trinitario y examinador sinodal.

29 de abril de 1819

La Hermandad presentó una solicitud al Hermano Mayor de la Hermandad del Santísimo y Ánimas Benditas de la parroquia de Santa Lucía pidiendo que fuera admitida bajo su Patronato y Concordia.

1 de mayo de 1819

Se celebra Cabildo por parte de la Hermandad del Santísimo y Ánimas Benditas de la parroquia de Santa Lucía  aprobándose por los oficiales de la Junta de Gobierno acoger bajo su amparo a nuestra Hermandad, declarándola incorporada a dicha Sacramental, en lo espiritual pero no en lo temporal, administración de bienes ni el gobierno de ella. Desde entonces viene ostentando la Hermandad del Sagrado Decreto en su escudo el Santo Cáliz y Hostia.

19 de junio de 1819

El benefactor Padre José Cabello encarga a Juan de Astorga una imagen de dolorosa que habría de sustituir la anterior, probablemente del siglo XVII, por la cantidad de 900 reales de vellón a pagar en dos plazos.

11 de diciembre de 1819

El representante de la Hermandad, Baltasar Doncel, solicitó al secretario y archivero de la Primitiva Congregación de Luz y Vela al Santísimo establecida en el Palacio Real de Madrid, su incorporación gozando de sus gracias, indulgencias y privilegios. Asimismo solicitaba al Rey aceptara ser Hermano Mayor.

15 de Diciembre de 1819

Se aprueban y confirman las Reglas y Ordenanzas de la Hermandad por Real Decreto dado en Madrid por el Real y Supremo Consejo de Castilla.

20 de enero de 1820

El rey de España Fernando VII accedió a la petición de la Hermandad y aceptó el título de Hermano Mayor perpetuo, incluyendo en su escudo, por ese hecho, la corona y el toisón de oro. Por su vinculación a la causa monárquica la hermandad se negó a salir de su capilla desde 1820 hasta 1823 en los que se vivió el Trienio Liberal.

Junio de 1824

El secretario, José Joaquín Aroca, envió una carta al P. Vicario General de la Orden de san Juan de Dios en la que solicitaba participar de los beneficios espirituales de su Orden. La propuesta fue aprobada el 9 de julio de 1824. A cambio, la Hermandad enviaba el Sumario de indulgencias concedido en 1612 por el Papa Paulo V de la cual podían beneficiarse también los miembros de la congregación religiosa.

24 de septiembre de 1824

El Obispo de Jaca concede 40 días de indulgencias a todo hermano o devoto que rezare delante de las imágenes de la Hermandad, un credo al Cristo de las Cinco Llagas, una salve a la Virgen de la Esperanza, un padrenuestro y avemaría a San Juan evangelista y a Santa María Magdalena.

14 de marzo de 1824

Juan de Astorga es invitado al cabildo de hermanos para informar del estado del Cristo de las Cinco Llagas.

30 de marzo de 1825

Se restaura la imagen del Cristo de las Cinco Llagas por Cesáreo Ramos y es presentada a los hermanos, siendo bendecida por el Ministro del Convento, ante la presencia de toda la comunidad de Trinitarios.

Enero de 1826

Se abrió el Libro de Recibimiento de la Hermandad con el fin de incluir en él las actas de las visitas de los arzobispos y obispos de la diócesis de Sevilla a la Hermandad del Cristo de las Cinco Llagas.

Año de 1826

Se adquieren por parte de la Hermandad numerosos efectos: el paso de la Hermandad de la Coronación de Espinas de Sevilla (Hermandad del Valle), la nube del Sagrado Decreto, la imagen de la Magdalena, los adornos de plata de los ángeles, los enseres de los Doctores de la Iglesia, el estofado de los pasos, cabelleras de las imágenes, las dos marías, las ropas de las imágenes, etc.

Semana Santa de 1826

La salida procesional tuvo lugar el 24 de marzo. En este día, excepcionalmente la Puerta del Sol permaneció abierta hasta que regresó la cofradía, según permiso concedido por Manuel Muñoz de Vaca en representación del Gobernador Militar, también se personó una tropa del ejército para hacer guardia al retrato del rey Fernando VII. La Hermandad salió a la una de la tarde. Curiosamente en la procesión de ese año se recibió a las dos de la tarde, una representación de setenta nazarenos de la hermandad de la Macarena, los cuales llegaron formados con su cruz.

18 de mayo de 1829

Fallece en Aranjuez la reina María Josefa Amalia de Sajonia. Se aplicaron oraciones por su eterno descanso como Hermana Mayor que era.