Convivencia de hermandades del Sábado Santo y Domingo de Resurrección

El próximo miércoles, 26 de Junio, a las 20’30 h. en la capilla de Nuestra Señora de los Dolores de la Hermandad Servita se celebrará Convivencia de hermandades del Sábado Santo y Domingo de Resurrección. El acto consistirá en:

  • Exposición del Santísimo.
  • Estación Mayor.
  • Santa Misa y Salve.
  • Convivencia.

Están invitados a participar y compartir este momento con el resto de hermandades del día todos los hermanos de nuestra corporación.

 

Vaquero refleja en el cartel del Bicentenario el día en el que Astorga entregó la imagen de la Esperanza

El pintor Fernando Vaquero presenta el cartel que ha realizado para la hermandad del Sagrado Decreto con motivo de la conmemoración de la hechura de la Virgen.

La obra que el pintor Fernando Vaquero ha realizado para el cartel del año en el que la Hermandad de la Trinidad conmemora el Bicentenario de la hechura de Nuestra Señora de la Esperanza no dejó indiferente a un Salón Colón repleto de hermanos de la corporación y cofrades que se fundieron en un aplauso cuando el mismo autor dejó caer la tela que la cubría.

Unos minutos antes, el comunicador Paco Robles, en su condición de presentador de la obra, ya había anunciado que se trataba de una pintura «muy velazqueña», por cuanto recreaba una escena en la que la luz, la atmósfera, los juegos de miradas y cada elemento en segundo plano desempeñan un papel esencial, que hacen que «uno no se canse de mirarla», verso con el que Robles inició su presentación.

Sin describir la escena aún, el periodista aseguró que Vaquero ha conseguido «aislar una escena del tiempo, envolviéndola en la luz de Vermeer para plasmar lo que seguro que sucedió aquella mañana». Y lo que sucedió es que Astorga y su propia esposa vistieron la talla de la Esperanza, para que la vieran por primera vez los hermanos trinitarios. Y lo que recoge también el lienzo es que el propio imaginero no puede dejar de contemplar su obra cumbre, mientras ya trabaja en la siguiente.

El cuadro está además presidido por la reproducción del documento por el que se encargaba al artista la factura de la imagen de la Esperanza, que «creó un dolor interno y resignado», en palabras de Fernando Vaquero, que definía durante el acto a la titular de la corporación trinitaria como una talla «de mirada ensimismada y una expresión sosegada que hace que su rostro despida una encantadora dulzura».