Nuestra Señora de la Esperanza vestida para el mes de María

El inicio del mes de mayo, supone el apogeo de la primavera. Desde la época barroca, este mes, estaba específicamente dedicado a la Madre de Jesucristo.  Fue en ese momento cuando el mes de mayo y de María se combinaron, haciendo que esta celebración cuente con devociones especiales organizadas cada día a lo largo de todo el mes. Esta costumbre se extendió sobre todo durante el siglo XIX y se practica hasta la actualidad. Por ello desde hoy Nuestra Señora de la Esperanza ya se encuentra ataviada con tonalidades rosas, honrando así, las plegarias a María.