La hermosa talla de la Esperanza, cumple hoy 197 años

La Virgen de la Esperanza fue realizada por el imaginero Juan de Astorga en el año 1820. Esta época se revela claramente subdividida por dos corrientes culturales totalmente antagónicas: Por un lado la escultura estimulada por las bases que disponían las academias, y por otro la pervivencia de la imagineria tradicional. En este momento se tiene en cuenta el gran movimiento sentimental del romanticismo, fruto de la llama nacionalista surgida después de la revolución napoleónica. Juan de Astorga, por lo tanto, se nos muestra con una fecundidad e inspiración mayor.
En la iconografía de las vírgenes dolorosas son donde mejor plasma su maestría y sobretodo en su obra cumbre, nuestra titular Nuestra Señora de la Esperanza Coronada, con unos rasgos que se diferencia netamente de las dolorosas barrocas en el tratamiento expresivo de la figura. La Virgen rompe con los rostros marcados de un patético y doloroso llanto.
Astorga acusa el deseo de serenar las formas mediante una introversión del dolor de la Madre de Dios, con una expresión calmada y sosegada lo que hace que su rostro desprenda dulzura.Los ojos grandes, pero algo caídos, con una mirada ensimismada de cuello perfecto y manos elegantes hace de Nuestra Señora de la Esperanza una talla magnífica de gran exquisitez y finura.

Esperanza Palio 2016- Estudio Felix J. Díaz-17