Restauración de José de Arimatea

Queridos hermanos trinitarios y cofrades de Sevilla.

En vísperas de este Sábado Santo que ya late en nuestros corazones, os mostramos las imágenes de José de Arimatea tras su reciente restauración, así como un resumen del proceso artesano que ha correspondido al artista sevillano Fernando Aguado.

La intervención realizada a la imagen ha sido de una una complejidad altísima. Primero, descubrir que se trataba de una imagen antigua aprovechada, probablemente un Santo dominico que ocultaba restos de la tonsura y con una calidad de modelado extraordinario, certificando así, que Magaña no lo realizó, sino que lo adaptó a la iconografía.

Se han eliminado todas las falsas policromías y los falsos cabellos de estopa de yeso que desvirtuaban la calidad oculta de una obra que, a juicio de su restaurador, y por similitudes estéticas contrastadas, podría responder al círculo de Pedro Roldán. De hecho, el modelado del rostro muestra un parecido altísimo con el Cristo de las Misericordias de Santa Cruz en ojos, nariz y boca.

El cuerpo de garganta hacia abajo, era posterior con múltiples modificaciones y en un pésimo estado de conservación, por ello, ha sido sustituido al igual que el candelero y brazos articulados. Las manos tenían todos los dedos falsos de baja calidad artística, procediendo a remodelar los mismos y adecuándolos a una postura natural de la que antes carecía.

La cabeza estaba dañada a nivel estructural presentando pudrición parda que la había dejado hueca casi en un 70 %, teniendo que ser desinsectada y consolidada a base de resinas estables. Se ha reconstruido la cabellera y policromado de nuevo tomando como referencia los restos de policromía original existentes, ya que esta había sido eliminada en intervenciones anteriores, buscando procurar que su estética fuese acorde a una  imagen antigua y no de nueva factura.

En definitiva, un artesanal y profesional trabajo que mañana podremos contemplar D.m., a pies del Santísimo Cristo de las Cinco Llagas, en un paso de calvario que como comentamos días anteriores, estrenará su segunda fase de dorado a cargo del taller de Hermanos González, con el completo acabado de los seis candelabros de guardabrisa.

Un rezo a nuestros Amantísimos Titulares, para que nuestra Estación de Penitencia mañana Sábado Santo, nos colme de felicidad y Esperanza.