Restauración de José de Arimatea

Queridas hermanas y hermanos trinitarios.

En el Cabildo de Oficiales celebrado el pasado 30 de julio, fue aprobada por unanimidad la restauración de José de Arimatea, imagen que completa el Paso de Misterio del Santísimo Cristo de las Cinco Llagas, y que en esta ocasión, el escultor e imaginero D. Fernando J. Aguado Hernández, Licenciado en Conservación y restauración de Obras de Arte por la Universidad de Sevilla, será la persona encargada de lograr el renacimiento de esta bendita y curtida imagen.

A continuación, avanzamos con detalle todo el proceso a realizar de aquí a futuras fechas, del que podrán ser partícipes gracias a la información que iremos avanzando durante el propio periodo de restauración.

RESTAURACIÓN DE JOSÉ DE ARIMATEA

La Imagen del Santo Varón, realizada por Miguel Ángel Rodríguez Magaña (1918) presenta un estado de conservación muy deficiente tanto a nivel de estructura como en la policromía, la cual presenta levantamientos y multitud de repintes que desvirtúan el conjunto de la obra.

Su construcción es muy compleja, como así lo han revelado las pruebas radiológicas a las que ha sido sometido (t.a.g. y diversas radiografías), que corroboran los signos externos que determinan una modificación de la postura inicial de la cabeza, así como las patologías del cabello y mechones que son postizos de madera y pasta.

El cuerpo, de candelero poco ortodoxo y muy debilitado, se encuentra fisurado por los tobillos presentando un movimiento preocupante que hace peligrar la estabilidad de la imagen.

Estamos ante una obra aprovechada y modificada, de la que desconocemos si se produjeron algunos de los primeros cambios en los albores de su creación por el propio Magaña; esta muestra de desconocimiento, se ha mantenido en posteriores intervenciones hasta la última llevada a cabo por el propio Hernández León, quien sí supo y afrontó anotarla y detallarla por el bien de la Hermandad.