Resumen de Cultos de Ntra. Sra. de la Esperanza

Queridas Hermanas y Hermanos Trinitarios.

Diciembre en Sevilla, esa Sevilla dual que respira el dulce frío envuelto en mañanas de niebla, al tiempo que destapa tardes doradas de paseo por calle Laraña al son de Esperanza Trinitaria de Pantión, cuenta sus últimos días de este año que se nos escapa. Y es que Sevilla, hasta en diciembre, es bonita, y hermosa. Nuestra Híspalis milenaria aviva nuestros sentidos con sonidos, olores y, cómo no, la Imagen de una Madre que nos bendice durante todo el año, y que en diciembre, celebramos en buena Hermandad su amor compartido a través de unos Cultos indescriptibles en cuanto las puertas de nuestra Capilla se abren un jueves 18 a las 9:00 horas, descubriendo ante nosotros a una Madre, una respuesta a nuestras preguntas, un paño a nuestras lágrimas, un cobijo ante nuestros temores, y una Esperanza que alumbra nuestras vidas. Y es que Ella, como ninguna otra, nos premia a diario con algo que no se puede describir ni narrar, simplemente se ha de sentir por nosotros mismos cuando la Hermandad abre esas puertas de Esperanza durante ese Solemne Besamanos que durante los días de Cultos, ha acercado aún más si cabe, el Alma de Nuestra Señora.

Llegar a la tarde de ese jueves rezando el Rosario rodeado de Hermanos Trinitarios en un Triduo oficiado por nuestro Director Espiritual, D. Francisco Ruiz Millán -SdB-, fue el comienzo de una cadena de emociones y sentimientos que nos hacen vivir la Vida con Alegría. Alegría que, como bien nos recordó D. Francisco a través de la Exhortación Apostólica “Evangelio de la Alegría“ del Papa Francisco, una de las claves para encontrar a Jesucristo a través del Evangelio, es gozar de un corazón pleno de alegría. ¿Y cómo podemos ser felices si buscamos la felicidad en modelos irreales vacíos y carentes de alma?. Nos queda mucho camino por aprender, y quizá por ello, es hora de comenzar a escuchar con el corazón abierto a Dios, y qué mejor modelo a seguir, que el de Nuestra Bendita Madre, cuya misión encomendada, en lugar de atemorizarla, la recibió con Alegría y sobre todo Esperanza.

Tiempo de Esperanza, tiempo de llegar un paso más allá y aprovechar esos Cultos para explorar nuestros sentimientos a través de la devoción a Nuestra Madre. Por ello, compartimos con vosotros algunas imágenes de esta semana, culminada en la Solemne Función de Nuestra Señora de la Esperanza celebrada el pasado domingo 21 a las 11:45 horas.

Una Solemne Función hermosa, cercana, fiel en nuestra búsqueda de lo auténtico y fraterno como buena muestra fue, la entrega de diplomas y medallas de oro a nuestros hermanos que cumplían 50 años entre nosotros, o los pergaminos de platino a los de 75. Un coro de voces que armonizaban una bella Eucaristía oficiada al igual que en el Triduo, por D. Francisco Ruiz Millán -SdB-, sirvió de broche a una Semana de Esperanza que daba a su fin con el canto de la Salve a una Madre que regresaba con mirada humilde y piadosa hasta su Capilla para culminar durante la tarde en Besamanos hasta un próximo año que, D.m, volveremos a disfrutar en Hermandad.

(Fotografías de Félix J. Díaz)