Obligaciones para la Estación de Penitencia

Tal como establece el REGLAMENTO DE RÉGIMEN INTERNO PARA LA ESTACIÓN DE PENITENCIA, aprobado por Cabildo General de Hermanos celebrado el 15 de enero de 2012, a continuación se detallan las principales obligaciones de los hermanos para el correcto discurrir de la Cofradía al realizar la Estación de Penitencia a la S.M.I. Catedral de Sevilla.

CAPÍTULO II. DEL HÁBITO NAZARENO.

Artículo 2. Para participar en la Estación de Penitencia será imprescindible, salvo las excepciones contempladas en este Reglamento, vestir el hábito nazareno, de la antigua orden de la Santísima Trinidad Calzada. Éste consistirá en túnica y escapulario de color blanco-crema, que llegará a la altura de la rodilla, con cruz trinitaria de los calzados en el pecho, siendo la disposición de esta cruz con el brazo rojo en vertical y solapando al azul, que estará en horizontal. La capa y el antifaz, cortado al verduguillo, ambos de color negro. Escudo de la hermandad bordado en el lado izquierdo de la capa a la altura del codo. Los calcetines y guantes serán de color negro.

El calzado del hermano nazareno deberá ser zapato de color negro (estando prohibido calzar zapato deportivo, sandalias, zapatillas,…). El nazareno podrá ir calzado y con calcetines negros, descalzo con calcetines negros o descalzo sin calcetines.

Será obligatorio que, al cuello y sobre el escapulario, los nazarenos porten el cordón y la medalla de la Hermandad, según nuestras Sagradas Reglas. Estará prohibido cualquier otro cordón o medalla.

No se permitirá llevar ningún signo identificativo, salvo la alianza nupcial. No se permitirá maquillaje, ni las uñas pintadas.

CAPÍTULO IV. DE LAS OBLIGACIONES DE LOS HERMANOS.

Artículo 12. Obligaciones de los nazarenos.

Para el mejor cumplimiento de cuanto se expresa en este Reglamento, los hermanos cumplirán durante la Estación de Penitencia las siguientes ordenanzas:

a) Los hermanos nazarenos vestirán el hábito que se describe en este Reglamento.

b) Queda terminantemente prohibido llevar cualquier signo externo que posibilite la identificación del nazareno, o distintivo particular alguno.

c) El hermano, vistiendo el hábito de la Hermandad, se dirigirá desde el lugar donde se vista de nazareno a la Iglesia por el camino más corto, y solo con la antelación suficiente para llegar a la hora fijada. No podrá andar vagando por las calles, ni detenerse ni entrar en parte alguna; observará en su actitud el mayor recogimiento y compostura, no pudiendo ir en grupo, ni acompañado de persona alguna que no vista su mismo hábito; no podrá hablar ni hacer señas a nadie, y en ningún caso podrá levantarse el antifaz. Igual actitud observará al regreso, terminada la Estación de Penitencia. En definitiva, está prohibido todo aquello que desdiga del acto de penitencia que se practica.

d) El hermano estará en el Templo a la hora señalada, entrando por la puerta que se le indique previamente; mostrará obligatoriamente su papeleta de sitio y su DNI a la persona que sea designada para tal fin, quitándose el antifaz para su identificación. Se dirigirá a los pasos de nuestros Sagrados Titulares para rezar ante ellos, y esperará a que se pase lista de Cofradía para recoger el cirio, cruz, vara o insignia y colocarse en el lugar que se le designe.

e) Una vez ocupado su sitio no lo abandonará mientras dure la Estación de Penitencia. En el caso de indisposición momentánea lo indicará al Diputado de su tramo, quien lo autorizará, cuando y si procediese, a abandonar su sitio, debiendo regresar al mismo lo antes posible, por el camino más corto y sin vagar por dentro o fuera de la Cofradía. En cualquier caso, al pedir autorización al Diputado de tramo correspondiente, entregará a éste su Papeleta de Sitio que le será devuelta al reintegrarse en la fila.

Si la indisposición fuera de tal naturaleza que tuviera que abandonar su puesto definitivamente, lo hará de la misma forma prescrita anteriormente, hasta su domicilio, para no regresar más.

f) Durante el curso de la Estación de Penitencia el cofrade conservará, con el que le precede, la distancia que le haya sido marcada por el Diputado y la línea con su compañero de fila contraria. Deberán llevar los cirios suspendidos, o sea cogidos por su parte media, y apoyándolos en el suelo en las paradas, o deberá portar su cruz, en caso de ser penitente, con el brazo largo hacia atrás y hacia abajo, con la cruceta cercana al hombro.

g) Queda prohibido terminantemente a los hermanos ceder su puesto antes y durante la Estación de Penitencia, tanto a persona que no pertenezca a la Hermandad como a otro hermano a quien no corresponda ocupar su sitio.

h) El hermano está obligado a identificarse y descubrirse el rostro cuando así le fuere requerido por el Diputado de tramo o por cualquier hermano con responsabilidad en la Cofradía.

i) El cofrade deberá guardar en todo momento el más absoluto silencio, centrando su atención en el acto de culto a que concurre, sin retirarse de su sitio, ni atravesar la procesión de un lado a otro, con el fin de cambiar el cirio de mano, ni se ocupará de encenderlo si se le apagara, de lo que cuidará el Diputado de tramo.

j) Si durante la Estación de Penitencia el cofrade observa alguna deficiencia, lo manifestará al Diputado de tramo correspondiente. También podrá hacerlo al Diputado Mayor de Paso o al Diputado Mayor de Gobierno.

k) Para portar cirio en la Estación de Penitencia el hermano tendrá que tener una edad mínima de siete años de edad cumplidos, en ese momento.

CAPÍTULO V. DE LA ORGANIZACIÓN DE LA SALIDA PROCESIONAL.

Artículo 17.

Para la correcta organización de la cofradía sólo se permitirá el acceso al templo de los hermanos nazarenos y aquellos que participan en la Estación de Penitencia, todos ellos con su correspondiente Papeleta de Sitio, y de las personas autorizadas, es decir, padres y tutores de nazarenos menores de 11 años de edad inclusive que hayan obtenido su acreditación personal durante el reparto de Papeletas de Sitio, y servidores. Todos ellos deberán llevar y enseñar el DNI.

Las papeletas de nazareno de honor sólo darán derecho de acceso al templo para los hermanos que tengan cumplidos, a la fecha de la salida, sesenta y cinco años de edad o algún impedimento por el cual no pudiera efectuar la Estación de Penitencia. Para la correcta organización de la cofradía se asignará para dichos hermanos dentro de la Iglesia una zona delimitada.

Artículo 18.

Dos horas antes de la salida procesional las puertas del templo se cerrarán, y se procederá al desalojo del mismo.

(…)

Artículo 20.

En caso de climatología adversa u otra causa de fuerza mayor, se convocará Cabildo de Oficiales, que decidirá si se realiza o se suspende la Estación de Penitencia, sustituyéndola, en este caso, por un acto penitencial y comunitario, a cuya finalización los hermanos nazarenos regresarán a sus domicilios de la manera indicada en el presente Reglamento. Este acto penitencial, sustitutorio de la Estación de Penitencia, será dirigido por el Director Espiritual de la Hermandad, o quien lo sustituya.

(…)

Artículo 21.

Los hermanos, al finalizar la Estación de Penitencia, podrán marcharse del templo por los lugares indicados, siempre que no haya sitio para permanecer en él hasta la llegada del paso de palio. Cerradas las puertas del templo, el Hermano Mayor dirigirá las preces por nuestros hermanos difuntos.

Los hermanos no podrán despojarse de su túnica en el interior del templo, pudiendo hacerlo, en todo caso, en la Casa Hermandad.